Aphonnic – Indomables

Ya que estamos en semana santa, y nótese el sarcasmo, hablemos de Metal. Sin duda, uno de los géneros más espinosos de tratar para la prensa musical generalista, pero que puede ofrecernos interesantísimas propuestas, que son muestra de lo necesario que resulta no mantener nuestra mente cerrada y encasillada en una serie de sonidos concretos. Para hablar de esta música, hoy proponemos a Aphonnic: una banda española cuyo sonido se sale de los esquemas quizá más convencionales, con la capacidad de crear ambientes y canciones únicas.

Aphonnic, cuarteto compuesto por Chechu (Voz), Alén (Batería), Iago (Guitarra) y Richi (Bajo), nace en la ciudad gallega de Vigo. Desde entonces son ya varios los trabajos que llevan a sus espaldas y los caminos que han tomado en favor de su propia definición como grupo. Era el año 2003 cuando se publicaba su primer álbum, Silencce, al que siguieron Foolproof y 6 Bajo Par, de los años 2006 y 2009 respectivamente. Fue este último el año en que la banda decidió comenzar a componer sus canciones en español, algo que supondría un punto de inflexión bastante destacado en lo que todavía estaba siendo, y no de forma del todo clara, la propia especificación de su sonido. A partir de entonces, Aphonnic experimentó, máxime con el lanzamiento en 2013 de su álbum Héroes, el verdadero despegue de su carrera. Sin duda, Héroes fue el mayor éxito que habían cosechado hasta la fecha, con auténticos himnos que nombramos más adelante. Con una estética ya entonces indudablemente clara y una producción sumamente pulida, la banda se lanzó el pasado año a la creación del disco que hoy nos atañe, Indomables, con el cual regresan ofreciéndonos una continuación enardecida del sonido que tanto se disfruta en el trabajo anterior.

El sonido de Aphonnic resulta sumamente peculiar dentro del Metal, o del Metalcore si queremos ser más precisos. Y es que integra, con gran facilidad elementos puramente viscerales y feroces gracias a la percusión, las duras guitarras, los guturales… con otros de carácter mucho más melódico, creando una inusual mezcla que suena tan brutal como agradable, que crea, como hemos dicho, verdaderos himnos llenos de emoción.

Indomables, quinto LP de los vigueses, se publicaba el mes de octubre del pasado 2016, tras haber obtenido sus fondos mediante una campaña de crowdfunding. Se trata de una experiencia en la que el grupo ya es veterano; fue la segunda vez que optan por esa vía – ya lo hicieron con Héroes – y resultó un éxito: obtuvieron la cifra de ingresos deseada en solamente 15 días de los 40 que duraba la iniciativa. Repite también Aphonnic en su productor; han encargado la tarea al portugués Vasco Ramos, en quien confiaron también con Héroes.

Centrándonos ya en profundidad en Indomables, solo puedo empezar esta reseña hablando del tema con el que comienza el álbum. Como un huracán fuera de control, Aphonnic entra con todo en “Ombligos”. De una forma explosiva y llena de furia, el grupo hace gala en el corte inicial de toda su artillería; las guitarras marca de la casa carraspean como una garganta quebrada, junto a unos ritmos atronadores y un repertorio vocal que va desde terroríficos guturales a cantos a coro, sin olvidar los momentos más melódicos en los estribillos. Precisamente el de “Ombligos”, como otros tantos en el álbum, mantiene ese carácter épico que incita a corearlo casi a gritos, y me recuerda en cierta medida al tema “Mi Capitán” de su anterior álbum. Indomables es la esencia de Aphonnic llevada un paso más hacia lo iracundo, lo enardecido, y cobran en él además mayor protagonismo la protesta, el descontento con el sistema y una postura visible de resistencia.

Para no perder ni un ápice de la energía con la que se inicia el trabajo llega seguidamente “Fruta Fresca”. Nos encontramos aquí con una agresividad y potencia desmedidas; es un tema arrollador, que arde, el más desgarrador de todo el álbum. Y, pese a todo, destaca la creatividad del grupo para el tramo de la segunda mitad en adelante, espacio que, introducido por una preciosa melodía de piano, cede el protagonismo al sosiego y la calma.

Por mantenernos un poco en el tinte de protesta y cólera si cabe, podemos fijarnos en “Honrada Avestruz”, tema en el que, en medio de una vorágine de guitarreo y fuerza desenfrenada, se erige un mensaje puramente reivindicativo. Con un estilo que parece sugerirnos una versión dura del grupo Def Con Dos, Aphonnic pone un foco de crudo y visceral sobre las vergüenzas y degradaciones de este nuestro sistema. “Cíclopes”, por su parte, actúa como una suerte de arenga para la lucha popular, mientras que el mensaje de “Osos Color Salmón” queda casi, tristemente o no, eclipsado por un recuerdo que a la mente y que evoca a una estética más clásica, de la vieja escuela si se me permite.

Nunca falta en Aphonnic un hueco para las canciones algo más sentimentales. “Aquellos Maravillosos” transmite, en una mezcla de nostalgia y crítica, unos tiempos escolares casi de antaño, haciendo un vivo alegato en contra de la educación represiva y cruel, intolerante con la ilusión de muchos escolares, en especial aquellos que tienden a ser más soñadores. “Cunfía”, tercer tema de Indomables, es uno de los temas más bellos del disco, evocador y sugerente de algo de ternura si cabe, especialmente conforme nos acercamos a los estribillos. En ellos, Aphonnic se expresa con visos de confianza, de fraternidad, solemnes y fuertes, en una, podríamos decir, balada fuera de lo común.

Para terminar, merece la pena destacar la apuesta por lo electrónico que ha hecho el grupo en “La Deseada”, atrevida canción que se mueve de manera tan dinámica como atrevida. “Sol De Abril”, tema que da fin a este disco, compone un interesante mensaje que enfoca a la discriminación que sufre la mujer por el mero hecho de serlo.

Finalizo ya esta reseña, no sin antes recordar que es sumamente interesante echarle un vistazo a Héroes, fantástico álbum que tal vez sea ineludible para entender el por qué del sonido de este, y que tiene auténticos temazos como “Mi Capitán”, “Ahora Que Tengo 33”, “Jerry” o, de nuevo a propósito de que estamos en semana santa, “Luz Y Fer” y “Mala Virgen”.

 

Fotos: Facebook del grupo

About Alberto García

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. [Tarazona, Aragón. 1997]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *