Audio-Tesoros, ¡Feliz cumpleaños!

Declaro inaugurado este blog, y doy por comenzada esta apasionante aventura que tenemos delante.

Estas eran mis palabras hace exactamente un año, un 29 de marzo de 2016, día marcado ya en mi calendario como la fecha en que comenzó a andar un modesto y a la vez ambicioso blog de música llamado Audio-Tesoros. Ese día se publicaba la primera entrada: una reseña del disco Conversations, de Woman’s Hour, título que hoy recuerdo con especial afecto. Doce meses después vuelvo a escribir entre sus páginas, como tantas veces, para hacer un pequeño repaso de la vida, todavía corta pero incansable, de este rincón sonoro de Internet.

Audio-Tesoros surgió, como idea y proyecto, durante ese mes de marzo del pasado año. Nació en el marco de una de las tareas que semanalmente nos encargaban en la asignatura Comunicación y Participación Ciudadana en la Red, del primer curso de mi carrera en la Universidad (Periodismo y Comunicación Audiovisual). Nuestro cometido era crear un blog de tema libre, y escribir en él durante seis semanas; ese era el planteamiento más simple. Lo que escondía detrás, y que ahora veo casi desde la lejanía, es que este proyecto nos iba a permitir llevar en práctica casi todo el compendio de ideas alrededor de las cuales iba a girar esta asignatura. Creación de contenido en Internet, redes sociales, el papel de los usuarios y creadores en la Red, gestión de una web, etc. han sido algunos ejemplos de ello, a los cuales añado hoy, por fortuna, toda la serie de enseñanzas y descubrimientos a los que el mantenimiento de este blog me ha permitido acceder. Pero, volviendo al pasado, me recuerdo a mí mismo pensando desde el primer momento en Audio-Tesoros ya con un futuro alejado de la permanencia en una carpeta del disco duro una vez finalizada la corrección por el profesor. Creía que aquella web que en mi mente empezaba a formarse de manera tan difusa debía extenderse en el tiempo, dando así continuidad a una idea en la que me llenaba de alegría meterme de lleno.

La versión primitiva de Audio-Tesoros

Así creé Audio-Tesoros, sin mucha seguridad, en un clima de incertidumbre y con un poco de miedo, pero a la vez con desbordante ilusión, con ganas de invertir mi tiempo en un proyecto que hablara de la que siempre ha sido y será mi mayor pasión, la música. Nunca olvidaré la cantidad de horas invertidas en su diseño, las tardes delante del ordenador que se metamorfoseaban en noches casi sin yo saberlo. Hoy sé que han merecido la pena, pues tengo ante mí uno de los proyectos de los que más orgulloso me siento; una creación que representa toda mi energía al canalizar mi pasión por la música, el afán por descubrir y hacerme preguntas y el ansia de mirar siempre un paso más allá.

 

Audio-Tesoros se basó, en sus inicios, en la idea de acercar a lxs lectorxs propuestas musicales a las que fuese algo más difícil acceder, como conmigo lo habían hecho aquellas tiendas de discos antiguas que aún sobreviven en el centro de Madrid y que me inspiraron en su momento para crear la página. Buscaba ofrecer contenidos diferentes, ricos en matices, que dieran pie al pensamiento y a una cierta reflexión, siempre contados desde la máxima veracidad y honestidad, y aproximando al público la realidad musical con el gran nivel de calidad que se merecen. Así, fueron apareciendo por el sitio curiosos álbumes, aplicaciones, eventos o incluso testimonios vinculados a la música, todo ello organizado en las primitivas secciones que todavía hoy se mantienen. Las primeras entradas emanaban inexperiencia, pero también dejaban claras muchas intenciones.

 

Hoy el blog es mucho más que eso. Hace ya un tiempo nos concedimos un cambio de imagen, para comenzar seguidamente a extendernos hacia otras áreas, como demuestran las secciones destinadas a la reflexión y a la fotografía que ahora tenemos, así como la playlist en Spotify, destinada a aglutinar los mejores temas que hayamos mencionado. Audio-Tesoros cuenta también con nuevos objetivos, sin perder la esencia con la que nació. Es así como hoy el blog busca acercar al lector todo tipo de realidades musicales (más allá de las creaciones en sí mismas), derribando barreras, arrojando luz allí donde no la hay o dando voz a quien no la tiene. Queremos hablar de lo que la prensa musical no nos habla, y es que la música va más allá del CD y el escenario. La música es algo mucho más vivo y más humano, y está presente en muchos más lugares de los que creemos. Es así como, en esta nueva etapa, no dudaremos en salir a la calle, acercarnos a la gente, seguir escuchando con espíritu crítico, ver la música en toda su extensión,  ser capaces de contar aquello que o se desconoce o de lo que no se desea hablar, y despertar así en lxs lectorxs esa mirada curiosa que nunca hemos dejado de buscar.

Nos queda muchísimo por aprender, infinidad de cosas en las que mejorar y cantidad de temas sobre los que hablar. Hemos ofrecido propuestas muy interesantes, aunque también sabemos que no todo ha salido bien. Algunos casos dados con la elección de los contenidos – dado que a veces eso implica dejar otros en el tintero –, la comunicación o algún fallo en la periodicidad con motivo de mi actividad universitaria han supuesto errores, como también son áreas en las que actuar, y en las que estoy trabajando con mucha fuerza. Hay todavía mucho camino por delante, pero sin duda estoy satisfecho y contento de todo lo conseguido hasta ahora. Gracias al blog he podido descubrir increíbles trabajos musicales, y he aprendido también a buscarlos, mirarlos y contarlos. Igualmente, con Audio-Tesoros muchas personas han descubierto nuevas propuestas que incorporar a su bagaje musical. Hay motivos por los que estar satisfecho, y nunca dejó de existir la energía con la que seguimos y seguiremos avanzando.

 

Para finalizar, agradezco de corazón el apoyo que habéis proporcionado y proporcionáis a Audio-Tesoros. Con una mera lectura estáis ayudando a que esa ilusión con la que el blog nació nunca se pierda, y qué decir de cuando se generan conversaciones a partir de esa entrada… Gracias a todas aquellas personas que creyeron en mí con este proyecto, a quienes me leen, a quienes les gusta y a quienes no, también a aquellxs que me hacen sugerencias y comentarios. Gracias, en concreto, a mi familia y amigxs, y también doy las gracias de corazón a Alba Taus Ruiz por la brillante e inmejorable ilustración que hoy es imagen de cabecera de Audio-Tesoros. Gracias también a la música por existir, así como a todxs aquellxs que la hacen posible, en cada uno de sus casi innumerables componentes y en cada una de sus realidades. Gracias a ti por leer este blog.

 

Ya hemos hecho un año de vida. ¡Audio-Tesoros continúa su avance!

 

 

About Alberto García

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. [Tarazona, Aragón. 1997]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *