Una de Electro-Pop desde Argentina con Bandalos Chinos

El afán por descubrir cosas nuevas y, en especial, nuevos sonidos no debería tener límites. Hoy este crucial elemento nos lleva a Argentina, más concretamente a las calles de Beccar, una ciudad situada a tan solo 24 kilómetros al norte de Buenos Aires. Allí nació el grupo que compone el sonido del día de hoy: Bandalos Chinos.

Bandalos Chinos es uno de los grupos que hoy se encuentran en plena efervescencia dentro del panorama musical alternativo de este país al otro lado del Atlántico. Su sonido es curioso y ecléctico, atractivo y vibrante. Aunando lo mejor de cada uno, la banda se mueve entre el Electro-Pop, el Funk y el Indie, creando una mezcla sonora cálida y llena de vida, a la par que sideral y futurista. A ello contribuye el magníficamente ejecutado papel que cobran los sintetizadores en sus canciones, aportando un cierto aire discotequero a la par que un sinuoso toque de intimidad y ensueño. Aparecen, pues, estos sonidos en los temas los unos sobre los otros, componiendo paisajes y polifonías que sorprenden al combinar inspiración y cinética. Con un rol igual de singular se posiciona la voz del cantante, con capacidad de llegar a frecuencias sorprendentemente elevadas, haciéndose cómplice de los teclados a la par que alimenta ese clima soñador y luminoso.Es casi sensual, asimismo, la espléndida capacidad que el quinteto tiene para crear ritmos y armonías melódicas pegadizas, capaces de impregnarse por todo nuestro cuerpo ya en los primeros compases.

 


2012 era el año en que Bandalos Chinos estrenaba su primer disco, de título homónimo, aunque sus trabajos más brillantes llegarían con los EP’s Nunca Estuve Acá (2014) y En El Aire (2016). El primero de ellos tiene un sonido más analógico, algo más purista si se quiere, con guiños hacia algo de carácter más rockero, a la par que extrovertido y chispeante. El tema “Nunca Estuve Acá” es sin duda el más memorable del trabajo; pura emoción y movimiento en el que los teclados y unas guitarras resonantes crean una experiencia veloz y colorida. No debemos olvidar, no obstante, el aire funky, joven y urbano de los temas “Correr” y “Chino Town I”, en los que una percusión continua y fresca nos lleva de la mano a lo largo de estas dinámicas experiencias.

 

En El Aire, por su parte, mantiene fielmente los principios de identidad de la banda, si bien esta vez los enfoca desde una perspectiva más mística. Ahora, el sonido de los teclados cobra mayor presencia e importancia, orientándose hacia una faceta más introspectiva, más íntima, en una suerte de amalgama entre la nostalgia y la luz. Demostrado queda en el corte que abre el EP, “Un Día”, al igual que en “Veccar”, donde se hace palpable un toque de electrónica en la creación del ritmo. Por su parte, “El Verano” es el tema más enérgico, toda una corriente de color, mientras que “Dije Tu Nombre” rebosa actitud y carisma, con todo un compendio de recursos que engranan entre sí hasta dar como resultado algo casi erótico.

 

Finalizo este vistazo general a Bandalos Chinos con “Isla”, uno de sus temas más especiales y que parece compilar con juguetón magnetismo cada aspecto por el que despuntaban los otros temas. Muy recomendable es, como fuera de toda duda ha quedado, la discografía de este grupo argentino. Sería magnífico poder verles actuar en un futuro en España, aunque de momento solo podemos conformarnos con su actuación en su país natal, nada menos que en el Lollapalooza Argentina de este año, el próximo día 1 de abril.

Bandalos Chinos son Goyo Degano, en la voz y los teclados, Tomás Verduga en la guitarra y los coros, Iñaki Colombo a la guitarra, Nicolás “El Lobo” Rodríguez en el bajo, Matías Verduga en la batería y Salvador Colombo con los sintetizadores.

 

Fotos: Facebook del grupo

About Alberto García

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. [Tarazona, Aragón. 1997]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *