Schematic – Color (n.) Inside The Lines

La creación de proyectos musicales paralelos por parte de los líderes de grandes bandas parece ser algo más usual de lo esperado, y nos hace muchas veces pensar en ellos como una necesidad por parte de estos músicos de expandir su capacidad creativa más allá de los autoimpuestos límites que implican las identidades de su bandas máter. Ahí están los casos de Dead By Sunrise y Fort Minor, de Chester Bennington y Mike Shinoda de Linkin Park respectivamente, u otros como el de D.A.R.K., cuyo nacimiento observábamos con ilusión hace pocos meses.

 

Hoy tenemos un caso más de esta índole: el grupo de Rock alternativo Schematic, nacido de la mano del vocalista y líder de Mae, Dave Elkins. Esta banda comenzaría su actividad en 2011 en Tennessee, justo cuando  Elkins, tras el último tour con Mae, decide finalizar esa etapa de su carrera e introducirse más profundamente en el universo de la industria musical. Es así como, bajo el nombre de Schematic, surgiría tanto el grupo mismo como un proyecto de sello discográfico dirigido a artistas emergentes con la idea de permitirles mantener el control sobre la música cuya distribución y marketing encomendaran a la firma. Si bien el proyecto como grupo fue suspendido en 2013 a causa de una gira por la reunión de Mae, Schematic nos ha dejado grabaciones como el EP The Fluorescent o el largo que hoy tenemos en nuestras manos, titulado Color (n.) Inside The Lines (Spartan, 2013).

El trabajo mantiene sin duda una suerte de hoja de ruta marcada por la progresión instrumental y ambiental en prácticamente la totalidad de los temas. La composición de los mismos une ritmos sorprendentemente pegadizos con un sugerente espacio para la experimentación, aspectos que, unidos al carisma vocal de Elkins, rematan un compendio de constantes juegos entre contrastes y texturas que avanzan in crescendo.

El disco comienza con “Outside”, un aguerrido tema que, pese a no resultar especialmente pegadizo, nos introduce con cierta intriga y suaves dosis de incertidumbre a un álbum necesitado, eso sí, de una escucha, por así decirlo, curiosa. Inmediatamente después, “Senseless Charades” avanza en su sonido hacia terrenos más metálicos, más duros; una canción devastadora, desesperada, con capas rasgadas y una atractiva chulería tanto en lo vocal como en lo más puramente instrumental. No pinta mal; si no dejamos agobiarnos por esas progresiones sonoras que nunca fallan –  ciertamente, puede llegar a ser arduo – llegaremos a temas del brillo y la calidez del explosivo “I Am The Car”, o tal vez nos sorprendamos con el aguerrido dominio de los ritmos de “All-Time Quarterback”, donde no dejamos de ver los ciertos resquicios Pop-Rock o la influencia de Mae.

Dave Elkins, creador del grupo
Dave Elkins, creador del grupo

Como tema más experimental estará el décimo: “Rampion Rogue”, en el que una completa y creativa instrumentación trata de mantenernos, si no enganchados, curiosos durante sus siete minutos de duración, que se dice pronto. “Stand” será otro de los elementos que no podremos perdernos en este viaje frenético a través de multitud de ambientes, sosiego, tensión e inspiraciones en cantidad. La canción es una sincopada composición muy rica en sonidos y que mantiene un aura pegadiza de melodías que fluyen desde lo ligeramente electrónico hasta el campo más puramente analógico.

Sería curioso escuchar un segundo largo de Schematic; no cabe duda de que no dejaría indiferente a nadie. La capacidad de funcionar como un heterogéneo bloque ha sido un encomiable aspecto en Color (n.) Inside The Lines, y sería curioso ver cómo podría evolucionar el que, como proyecto paralelo, representa una vez más la extrapolación de las inspiraciones de muchos músicos ya enrolados en representativos conjuntos.

 

 

About Alberto García

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. [Tarazona, Aragón. 1997]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *