Nûk – The Surface

 

Esta semana, a raíz de la recomendación de una compañera de mi residencia de estudiantes, vamos a echarle un vistazo a un disco muy interesante que veía la luz hace tan solo un año. Se titula The Surface, y es obra de la banda sevillana de rock alternativo Nûk.

Aunque a primera vista el nombre de esta banda pueda resultarnos poco conocido, echando un vistazo hacia el pasado de sus integrantes, quizá empiece a sonar un poco más a algun@s. Y es que entre sus miembros figuran algunos de los protagonistas de la conocida webserie “Malviviendo” – la cual, por cierto, es sumamente recomendable. Este hecho precisamente ha sido uno de los principales apoyos para que su sonido llegase a oídos de la gente, aunque hay que decir que el cuarteto tampoco ha estado parado; les hemos tenido en conciertos y festivales, y su canal de YouTube está lleno de vídeos.

Yéndonos a lo musical, The Surface es un disco sumamente sorpresivo. Nos encontramos con una constante alternancia entre temas enérgicos a la par que suaves y duces baladas con una cierta chispa que resulta singular y atrayente. Escuchamos influencia de Red Hot Chilli Peppers, Izal, U2 o incluso de los primeros álbumes de Muse. Todo junto en un disco de altibajos donde, si bien nada parece desmarcarse por encima del resto, los doce temas que lo componen han quedado indudablemente muy bien cerrados y redondos.Nûk (1)

El primero después de la introducción se llama “Bright”, y es algo así como una unión de intervenciones guitarreras con sus respectivas resacas. Destaca el bajo slappy del primer estribillo, aunque lamentablemente le perdamos la pista conforme la melodía se va haciendo más cruda y rockera. Las cuerdas, que suenan con limpieza y claridad, serán nuestras acompañantes a lo largo de todo el álbum, y la voz del cantante Javi Lería constituye, sin duda, el mejor elemento de cohesión para este trabajo. Es fina y amable, con un regusto adolescente y un tono agudo que crea unión y contraste empacándolo todo de forma admirable.

Con el tercer tema del álbum, “Knock You Down”, nos damos cuenta de que estamos viendo la cara más dura de The Surface, un conjunto de temas que se mueven entre la fuerza y garra de un Rock moderno y la sutileza tan melodiosa del sonido Indie. Realmente no está mal logrado, aunque no se posicionen en ninguno de los dos carriles. Aunque no iríamos mal encaminados al pensar que es algo premeditado con justicia. En esta canción en concreto, tenemos unos ritmos rápidos y directos que nos recuerdan a los años noventa, aunque toda esta velocidad se viene abajo pasada la mitad de la canción, momento en que el grupo aminora la marcha para traernos una, curiosamente, poco sorpresiva sucesión de chispas sonoras que incluso suenan un tanto a Dubstep.

La segunda integrante de este grupo de temas cañeros es “Who You Are”, que con su bajo sordo y sus guitarras adolescentes resulta una amalgama de Rock y Pop-Punk bastante atractiva. Tiene aires clásicos y, a la vez, es una canción que podríamos llamar urbanita. Nos hubiera gustado, eso sí, que Lería pusiera su voz un poco más a tope en este tema. La pista número 7, “The Surface”, empieza con un punteo dulce y metálico que supone la introducción perfecta para una sucesión de acordes de lo más acertada, y que se integra en minuto y medio de instrumental que no resulta para nada cansado. En él, merece admiración la guitarra eléctrica solista y arpegiada con la cual coge fuerza la batería. Pasado este tramo, comienza una letra rodeada por una atmósfera de pura profundidad, ígnea y nocturna. Cada verso es como una palmada amiga en la espalda, y cuando llega el estribillo todo gana potencia, la voz de Lería sube de tono en una oscilación fresca y compleja. Sin duda, el mejor tema del álbum. Un poco más suave que estos tres es “Release”, con un estilo lleno de ambiente Funk muy oportuno. Las guitarras muteadas y un hi-hat constantemente inquieto no dejan indiferente a nadie, aunque sí que haría falta un bajo un tanto más potente para que este tema nos hiciera mover el cuerpo tanto como podría.

Nûk (3)

Como decíamos, este disco destaca por la alternancia constante entre canciones enérgicas y tiernas. En esta segunda vertiente, Nûk se las ha ingeniado para que estos seis o siete temas no resulten tediosos ni generen un ambiente maleable y empalagoso. Simplemente les ha dado chispa. “Gray” nos engancha con unos románticos punteos y una sucesión de acordes en acústico y compás ternario. Está cargada de aires de nostalgia, de fin de verano, con coros que le dan juventud y cariño. Para seguir sin dejar de lado la sorpresa, una serie de violines entran en escena para aportarnos un sonido celta al final de la canción. “The Desert Waits”, por el contrario, es más introspectiva, más noctámbula y personal. Nûk ha logrado recrear ese vacío desértico, que transmite justamente ese atisbo soledad. Las cuerdas inquietas de una guitarra eléctrica de fondo parecen conversar con una voz que se angustia en un camino hacia el vacío. Justo entonces, cuando parecía que esto no daba más de sí, unos rasgueos de rock contemporáneo irrumpen en la escena en progresión hasta el final del tema; sin duda, un recurso que la convierte en una aprovechable canción de cara a un directo.

“Sunlight”, en cambio, es el tema más tierno del álbum. Romántico, vespertino y sincero, con un ápice de dureza que lo separa de una clásica balada en acústico. Su final es heroico y lleno de riqueza, ratificada por la aparición de unos violines que suenan como un vendaval de otoño. Sin duda, el grupo ha sabido rentabilizar muy bien el sonido de un instrumento tan poco usual en las bandas contemporáneas.

La nota más extraña la ponen “Dry Eyes” y “This Cold Spring” con su percusión. En ambas, esta es electrónica, acuosa y minimalista. Los ritmos tienen un sonido atractivo, pero su aspecto excesivamente sintético con respecto a lo que nos hemos encontrado en el resto del álbum hacen que estos temas no acaben de cohesionar con sus compañeros de CD del mismo modo en que lo hacen estos entre sí. Con “Maze”, el tema final, el grupo se sirve de un sonido más surrealista y taciturno, pero que realmente se asemeja al leitmotiv que se utilizaría en el caminar nocturno del protagonista de una peli de tipos duros.

La consistencia e integridad que los sevillanos Nûk han logrado generar en esta álbum es justamente lo que lo convierte en una pieza íntegra y agradable de escuchar. Es fantástico que la banda haya logrado huir del sonido en acústico ñoño y manido al que tanto nos tienen acostumbrados los cantautores y la música Indie. No es nada malo, pero no era lo propio para el sonido de “The Surface” y, desde luego, en ello el grupo acertó de pleno.

Vemos que existe gente tan versátil como para protagonizar una webserie y, además, ser capaz de pertenecer a este proyecto musical, lo cual es, sin duda, un enorme mérito. Y ojo, porque el grupo no deja de moverse. Ya han dado varios conciertos durante este año, y su próxima cita será en el mes de julio en el festival Nosinmúsica de Cádiz.

Valoración:✦ ✦ ✦ ✦   ✦ ✦ ✧ ✧

Fotos: Flickr del grupo

About Alberto García

Amante desorbitado de la música, también del café. Quizá soy un popurrí algo excéntrico de facetas, ideas y aficiones, pero me defiendo bien en todo este jaleo. Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. [Tarazona, Aragón. 1997]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *